miércoles, 6 de enero de 2010

La casa ideal en el Feng Shui

Aunque no siempre planeamos la construcción de una nueva casa, sí podemos hacer pequeños cambios en la vivienda o el departamento que ya tenemos, para hacer más propicio su ambiente y beneficiarnos de él. Todos son cambios sencillos, que garantizan una vida más armónica y saludable.

Idealmente debíamos elegir el terreno donde vamos a construir nuestra casa fijándonos en su ubicación y su forma, siguiendo las pautas benéficas del feng shui. Sin embargo, en la mayor parte de los casos todos tenemos ya un lugar definitivo donde vivir. Por eso, lo ideal es que arregles tu casa para que sea el lugar más propicio tanto para ti como para tu familia. El feng shui recomienda que la casa tenga una figura armónica y bien proporcionada, similar a la del cuerpo humano. De hecho, cada una de las partes de una casa representa su equivalente en el cuerpo de la persona que la habita y está ligada a ella. Por ejemplo; si la casa no está bien planeada en su esquina superior derecha, el dueño de ella sufrirá molestias y trastornos en el hombro derecho, que equivale a esa zona. La distribución de una casa también afecta cada una de las áreas de la conciencia, llamadas "las ocho aspiraciones de la vida".

El punto de partida de una buena construcción, desde luego, radica en el terreno sobre el cual se levanta. De manera ideal, el terreno debe ser plano, puede ser rectangular o cuadrado, siempre y cuando sea simétrico a la construcción.

Si estás a punto de comprar un terreno para construir tu casa, lo más recomendable es que consultes a un verdadero experto en feng shui o en geo-biología (la ciencia occidental que es complemento de esa antigua filosofía oriental), para que te hagan un buen diagnóstico tanto del terreno que piensas comprar, como de los planos de la casa. Ten por seguro que si haces caso de esa asesoría profesional tu casa redundará en la felicidad, la prosperidad y la buena salud de todos los que vayan a habitarla en un futuro.





Ya en la práctica...

Supongamos que tú ya estás instalada en la casa o el departamento que consideras tu hogar y que tal vez no es la construcción ideal sugerida por el Feng Shui. Si se trata de una casa propia, puedes hacer muchos arreglos en la parte exterior, usando árboles y postes de luz en las áreas irregulares para hacerlas regulares, como explicábamos antes.

En un departamento, la solución práctica y fácil es colocar una figura que parece un ocho doble en una parte muy visible, a la entrada. Se sabe que el organismo y el sistema inmunológico se desbalancean si hay un faltante o una asimetría en la casa. Algunos investigadores en la materia han encontrado que observar esta figura durante nueve segundos antes de entrar a una casa provoca que el organismo se balancee

inmediatamente. Se trata de una figura que afecta positivamente al sistema celular del cuerpo humano. Tiene un afecto benéfico casi instantáneo sobre él y, como consecuencia, beneficia también al sistema inmunológico.

Cuando entras a una casa o a un departamento, los sensores de tu cuerpo perciben inmediatamente el nuevo entorno en el que te encuentras. Si hay faltantes o asimetrías, al observar la figura del doble ocho, El cuerpo se balancea en forma automática. El entorno general no cambia, pero tu reacción a él sí, porque el efecto que produce observar la figura tiene un efecto benéfico en el acto.

Desde luego, un buen experto en feng shui también puede hacer un diagnóstico de tu casa o tu departamento y aconsejarte pequeños cambios que mejoren el ambiente físico y emocional de tu hogar.

CONSEJOS SENCILLOS

Trata de vivir en un ambiente físicamente simétrico. El terreno de tu casa, la construcción de ésta y la forma de las habitaciones deben ser tan simétricos como sea posible. Rellena las asimetrías con plantas o con luz.

Si sufres molestias inexplicables en alguna parte de tu cuerpo, intenta averiguar si en el equivalente de ella en tu hogar no hay un área faltante.

Intenta rodearte de colores que sean favorables al elemento al que perteneces. Este elemento está determinado por tu fecha de nacimiento según el horóscopo chino, el cual también determina a qué tipo de animal perteneces. Busca en el cuadro adjunto tu fecha de nacimiento para que descubras cuál es tu elemento, y después verifica en el recuadro cuáles son tus colores benéficos.

Aunque los diferentes miembros de una familia pueden tener elementos distintos, para la decoración de la casa deben tomarse en cuenta los colores favorables al jefe de la familia, ya sea el padre o la madre. Si esta última es quien pasa más tiempo en casa, sus colores deben ser los predominantes.

LAS OCHO ASPIRACIONES
(Áeas de la conciencia)
Finanazas
Prosperidad
Mentores
Familia
Salud
Autocultivo
Autodesarrollo
Conocimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario