martes, 27 de octubre de 2009

Atrae buena vibra con Feng Shui en otoño

Con el cambio de estación, estudiosos del Feng Shui –arte milenario que busca la armonía del ser humano con el entorno arquitectónico que lo rodea– recomiendan preparar la casa para transitar el invierno de la mejor manera posible. Así como con los primeros fríos se está propenso a la gripe, la casa está propensa a hongos, olor a encierro, y demás.

Preparar la casa para la temporada de otoño-invierno requiere de unos trucos sencillos.

Se puede incorporar flores naturales de colores brillantes, como la violeta de los Alpes. No incorporar flores secas. Menos las artificiales. No tienen vitalidad y se deposita tierra en ellas, lo que hace que la energía se estacione y no circule.

Si tu hogar tiene calefacción, coloca un bote con agua cercano a la rejilla del aire para humedecer el ambiente, rocía los rincones con lavandina diluida para evitar la propagación de hongos, perjudiciales en estados asmáticos y alérgicos.

Para ahorrar energía podemos colocar espejos enfrente de las ventanas poco iluminadas para duplicar la fuente de luz y por lo tanto dar la sensación de tener más calor en la habitación.

EL JARDÍN

Un tema para no olvidar es el jardín. En este tiempo es cuando deben realizarse trasplantes, plantar bulbos, y demás, es cuando la savia está más lenta y la planta no sufre tanto. Es buen momento para plantear la posibilidad de preparar un jardín Feng Shui.

Se recomienda la informalidad, crear una zona donde predominen las formas circulares o curvas para que el chi (la energía) fluya libremente.

Un reloj de sol dibujado en el suelo con distintos tipos de piedras y plantas, en especial las bajas y aromáticas.

Puede añadirse a esta composición un pequeño estanque con peces y plantas acuáticas, con sistema de recirculación de agua, mediante una simple bomba, así como también un pequeño asiento o banco. No conviene elegir un diseño muy ambicioso y se debe decidir antes si se prefiere situar este jardín cerca de la cocina para poder acceder fácilmente a él, o más lejos como una especie de sitio retirado y dedicado a la meditación.

Algunas especies vegetales tendrán que estar resguardadas del viento, para ello conviene plantarlas al resguardo de otras especies más altas.

EN DEPARTAMENTOS

Las personas que viven en un departamento pueden plantar un grupo de hierbas aromáticas en algún recipiente de barro en un balcón o un patio colocando piedras alrededor de las macetas; estas sirven, además de dar un aire colorido y perfumado, a suavizar las aristas duras de las paredes.

Otra posibilidad a tener en cuenta es el jardín Zen, confeccionado con piedras de distintos tamaño. Desde las muy pequeñas hasta las de mayor diámetro, conformando dibujos curvos que se combinan con piedras en bruto más grandes. Estos jardines son propuestos como rincones dentro de un espacio exterior mayor como oasis que invitan a la meditación y a la introspección.

El otoño es también tiempo de tarea interna. Está relacionado con el elemento metal y nuestra capacidad para comunicarnos y relacionarnos. Así como el árbol se desprende de sus hojas que ya no sirven, deberíamos deshacernos de elementos,
pensamientos, actitudes inútiles de las que deberíamos desapegamos inmediatamente. Es el inicio de un ciclo de vuelta personal hacia lo interno, al trabajo y los proyectos con la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario